Este blog personal estuvo activo de marzo de 2008 a julio de 2010. La continuación está en jeri4queen.blogspot.com

martes, 5 de enero de 2010

Me pusieron dedo y otras trivialidades.

  1. Me pusieron el dedo gordo cuando volvía de Manzanillo**. Iba manejando sola (bueno, los perritos iban atrás) y justo a la salida del puerto había un chico pidiendo autostop. Era un veinteañero flacucho y con rastas, la cara de hueva y su bolsota tirada en el piso. Estuve a punto de recogerlo, pero esa madre mexicana que todos tenemos en el subconsciente me alertó que podía ser un delincuente, que podría violarme y que podía gustarme. Pero… ¿Se imaginan la cantidad de historias que me podría contar? Seguro que hasta Chiapas le daba rait. *Sigh*
  2. Scampi se metió a nadar al mar. Bien bonito. Unas horas antes lo había aventado yo, para que viera que no le pasara nada. Después me metí a surfear hacer pipi y el wey me siguió hasta lo hondo como si nada. Y como madre preocupada estuve a su lado, no se me fuera a ahogar.
  3. Pero nada como un pinche Snauser (o como chingados se escriba) hiperactivo que hasta surfeaba. De verdad. En la arena, cuando sus amitos aventaban tierra, se emputaba y se ponía a hacer unos megahoyos. Después se metía a nadar con ellos y hasta brincaba las olitas. Los cabrones lo obligaban a bucear y supongo que al perrillo no le molestaba que lo hundieran, porque ahí se quedaba. Pero lo más sorprendente fue cuando comenzó a surfear. Le aventaban una de esas tablas delgadas para montar las olas de orilla y el perrillo se subía en la misma, hasta que se detenía y se ponía a ladrar por más.
  4. Leí mucho. Devoré la excelente recomendación de Chilangelina de Vargas Llosa, “La tía Julia y el escribidor”. “Palmeras de la brisa rápida” (que me ocasionó un trauma con ir a Mérida) y “los Culpables” de Villoro y terminé ligeramente angustiada el “On writting” de Stephen King.
  5. Cada tercer día iba a pedir un café americano al Starbucks para así utilizar el internets. Cuando me preguntaron si me dejaban espacio para leche, invariablemente contestaba “el café no lleva leche”. Jijiji.
  6. Durante todas las vacaciones no dormí bien. Si, estaba un poco preocupada / angustiada / pensativa, pero aún así como que es mucha mamada eso de regresar estresada de las vacaciones, ¿no?
  7. Mi nueva palabra favorita es ULTRAVERGA. Que es como de aquí a Monterrey.
  8. Le acabo de declarar la guerra a los carbohidratos. El que tenga que pagar milchorromil a la tarjeta -por ponerle llantas al coche- ayudará en mis esfuerzos dietéticos.
  9. En lo que me decido sobre ir o no a ver a Sabina, se van a acabar los boletos.
  10. Hoy que no me encuentro la nariz, hoy que no me sale ni dormir, no le pongas miel a la verdad, que si ando muerto es de tanto resucitar.


** ah sí, disculpen, me fui de vacaciones a la playa :)

4 comentarios:

Liz dijo...

Yo también le declaré la guerra a los carbohidratos hoy, pero las albondigas modificadas que hice para combatir el hambre me salieron como comida de perro enlatada. Lo bueno es que a mis dos perros les encantaron.

ricardos dijo...

Chido tu viaje, pero ¡cabrona! ni un mensaje ni nada.

Justo hoy anduve en la playa colimense también.

Rox dijo...

Liz: duro con ellas! luego pongo mi recetas de albondigas en caldito. Me quedan buenas y son jaliquillas.

Ricardos: Me acordé que vives en la capirucha colimeña. Yo regrese antes de año nuevo.

Saludos!

Sabina Morgendorffen dijo...

La tía Julia me hizo caer en un enamoramiento severo hacia Varguitas, es que como él no hay dos.
Y con Sabina te pasa como a mi con Elton John, en lo que decido hasta cuánto puedo pagar, me quedaré sin boleto :(