Este blog personal estuvo activo de marzo de 2008 a julio de 2010. La continuación está en jeri4queen.blogspot.com

martes, 19 de enero de 2010

Ideática

Soy una persona de ideas. Mis ideas son mi credo, mi legislación, mi guía moral. En mi despótico mundo, esas ideas son las únicas válidas, además son inapelables. Las escribo para que se den por enterados, ya que ninguna de las anteriores está sujeta a discusión. Palabras como “democracia”, “lógica” y “consenso”, simplemente no existen en mi vocabulario.

Por ejemplo, yo soy de la idea que, cuando alguien que va manejando se niega a meterse en sentido contrario, es un pésimo amante. Una gran pena por la pareja del individuo en cuestión inunda mi corazón. Mi razonamiento tiene una base lógica: Si violar la ley de tránsito durante 10 minutos le produce vértigo, dudo que coja en otra posición que nos sea la de misionero.

Encasillo como servil a aquellos que contestan el celular apenas suena. Ya saben, aquellos que ignoran que estabas hablando con ellos, que están comiendo o que simplemente disfrutando un momento. Son esos que cuando aprietan el botoncito para contestar, detienen el mundo que está fuera de éste lado de la línea. Me imagino que hasta brincan de la tasa del baño para no perder la llamada ¿En verdad no pueden esperar a que timbre un par de veces más? ¿Son tan importantes que una espera de 20 segundos desata una guerra mundial?

No me queda duda que la gente que no se emborracha esconde algo tenebroso. Algo tan obscuro que ni él lo quiere enfrentar. Y lo peor es que eso, algún día saldrá y siendo sinceros, yo no quiero estar ahí.

Las mujeres que van al baño juntas se ganan mi desprecio inmediato. Son seres inferiores que no pueden hacer en solitario algo tan banal como mear. Por su culpa, nos ganamos sexistas sobrenombres como “sexo débil”, “meonas sociales” y “comadres de escusado”. Peor aún, cuando te hablan sobre sus necedades cuando una está ocupada en el baño público. No es suficiente martirio hacer “de aguilita”, tienes que escuchar su insensata verborrea.

Aborrezco a los que dicen “verde” o “merga” en lugar de “verga”. Y más aún si son hombres. Si no tienes los huevos para decirlo, ¿para qué chingado lo finges? ¿A quién quieres engañar?. La gente políticamente correcta me da asco. Es como tomarte una coca al tiempo o una gordita de chicharrón remojada.

Por fortuna -para ustedes, claro- eso de la política me da una enorme hueva. De lo contrario me postularía -y ganaría- para diputada, presidenta espurio o alguno de esos puestos que son sinónimo de gandallismo y ordenaría latigazos en las nalgas a los que incumplan con mis leyes.

Tienen suerte.

5 comentarios:

Rox dijo...

Pero sobre todo, me cagan aquellos que toman todo lo que digo de manera literal y en serio :P

Nigger dijo...

bujuju... te voy a desfollowear por el punto 3... nahh, me vale merga que...


espera, estaba en un llamada


ahh sí... a mi ni me gusta chupar. hmm

Alther Ego dijo...

Este me encanto!!

Anónimo dijo...

Ufff!!
Tu personalidad despótica se había desaparecido por un rato no?
Jajajaja
Bienvenida Rox

«danito» dijo...

yo tambien le tengo cierta desconfianza a los que no toman. Los que no toman y ni siquiera han probado el alcohol.

Es muy distinto de aquellos borrachotes que de tanto tuvieron que dejarlo

Pero los primeros:

¬¬

y ya.