Este blog personal estuvo activo de marzo de 2008 a julio de 2010. La continuación está en jeri4queen.blogspot.com

jueves, 8 de octubre de 2009

Cry baby

El martes vi un escuincle llorando desesperadamente en el súper. Ya saben, de ese llanto que no te deja respirar, que te privas y que por más amenazas recibas por parte de tu madre, es imposible dejar de llorar. El mocoso en cuestión quería un dulce o un juguete. No sé bien, pero seguro es una de esas baratijas que ahora nos parecen superfluas, pero cuando eres niño, lo necesitas tener. No escuchas motivos, justificaciones o promesas futuras, es algo vital de ya.

La última vez que lloré así fue porque tenía el corazón roto. Supongo que hacerlo en frente del co-responsable de esa ruptura no ayudaba mucho para detener mi ataque de llanto. Cuando recuerdo el incidente, pienso que lloraba por todo lo que no había llorado antes y que en ese momento, explotó.

Por eso no soportamos a los niños berreando: nosotros necesitamos una partida de madre para llorar con ganas. Es quizá una envidia del subconsciente. Pero llorar es de lo menos que ahora envidio.

Siempre fui una ñoña estudiosa. Tengo muy presente mi salón verde de preprimaria y mi cuaderno donde aprendí las letras. La pancita de la "b" va del lado de la ventana, la "d" de la pared, memorizaba. Afortunadamente, nunca reacomodaron los pupitres del salón. Aun con mi secreta dislexia ubicacional, las maestras me adoraban. Siempre era bien portada, ponía atención todo el tiempo y me gustaba ir a la escuela.

En ese entonces, nunca lo hice por calificaciones o diplomas. De hecho, cuando me dieron mi diploma de primer año -en esa gran ceremonia y parafernalia del colegio-, me sorprendí. Fue entonces que supe que te daban cosas a cambio cuando te comportas como se espera.

Me pregunto si en ese momento fue cuando la pasión de llorar, de estudiar, de reír, de pegarle a una piñata con ganas comenzó a decaer.

Cuentan que viene un despido masivo y cuando se enteran que me voy por propia voluntad, me dicen que me espere, que capaz y me toca. Pero ya estoy harta que mi futuro esté en manos de los accionistas y de la crisis mundial. Me siento muerta y sin pasión en este lugar.

Quiero llorar con ganas, ¿que no lo entienden?

8 comentarios:

angelbc dijo...

Curiosamente ayer estaba totalmente harto en la chamba y me cayó un veinte bastante grande y que aún estoy masticando:

"Podré seguir viniendo aqui diario, pero hace ya rato que internamente salí por la puerta por última vez de aqui."

Si todo sale bien, andaré siguiendo tus pasos en un rato. Y debo decir que parte de lo que me ayudó a tomar la decisión fué lo que escribiste aqui al respecto.

Urge irnos a echar unos alcoholes para comentar esto.

Saludos y aguanta. Ya no falta mucho.

Un abrazo

PS - Gracias por el comentario en mi blog :)

Tostada dijo...

Usté llore mija, le presto mi hombro.

Nefesh Bleu dijo...

Rox, ¿qué te digo? Si en estos días también me parece que las desilusiones y los desengaños laborales están a la orden del día. Llega un momento en que te replanteas y te preguntas hasta cuando te va atocar ganar y sólo recibes más cagada por todos lados. Llega la furia y la tristeza.

Llora con muchas ganas. Llora si quieres llorar y disfrútalo. Y en tu llanto habrá quien te haga segunda aunque sea metafóricamente.

Saludos.

Espero que salgas avante de esta fase en tu vida laboral.

Lili dijo...

Rox!!

No te sientas mal! todo saldrá bien, yo he pasado x eso tambien. Vivia en el D.F. y tenía mi super puesto de jefaza pero, para mi no es vida vivir en medio del tráfico un dia me cansé y me fui asi nomas aún de que no era lo correcto. Entre a otro trabajo donde me tenían como encarcelada y también me jui, hasta q encontré uno donde me tratan bien, me toca viajar a Buenos aires :) y otros lados, tengo cosas buenas que hacer... no te sientas mal, ya llegará algo q te haga feliz ... hiciste lo correcto. Tener un trabajo q te hace sentir mal, no es vida...


Lili

DevilMaster dijo...

Tienes la boca(y en este caso, las manos) llenas de razón. La rutina, la vida cotidiana, la histeria del día a día nos quita de un placer enorme, que es el de hacer ese "click" con la sensibilidad de cada cosa, de cada suceso, de cada persona.

Incluso el llorar se vuelve una necesidad, y a estas alturas, un deber catártico para una etapa en la que es necesario un cambio, y poder depurar lo que no sirve.

Mucha suerte en tu nuevo proyecto.




PD: Por cierto, tenias un link para bajar chingomadral de libros de un archivo comprimido. ¿Aun lo tienes? Me chingaron recientemente mi compu y todo eso lo perdí, te agradecería me lo pasaras o a ver que onda.




Saludos cordiales.

Sivoli dijo...

Chale, pues chance y estás a mitad de un proceso bastante curioso... se le llama domesticación o "institucionalización"...

Pero siempre existen las letras, no?

Mucha suerte. Esas son viejas, no retazos. Neta.

Stazione dijo...

Si, si te entiendo...a veces llegamos a ese limite. Pero es algo bueno que sigas tus impulsos.
Buena suerte!!!! afuera debe de haber algo divertido que hacer, encuentralo!

«danito» dijo...

ferga! yo también me siento a veces harto del trabajo. pero la neta no tengo paracaídas asi como para aventarme al precipicio.

soy una nenaza