Este blog personal estuvo activo de marzo de 2008 a julio de 2010. La continuación está en jeri4queen.blogspot.com

lunes, 23 de noviembre de 2009

De casados y rancheros

El fin de semana fui a Guadalajara. Mi viaje exprés tenía dos objetivos: el de menos importancia, una comida de reunión escolar. El más importante les vale madre.

Hace unos seis meses que vi a mis compañeros de la universidad y como salió tan bueno el desmadre, se dispusieron a organizar otro para fin de año. Quitando esa reunión anterior, yo no los veía desde hacía unos 8 años. No me llevo con nadie, ni siquiera por comentarios de “me gusta (manita arriba)” en Facebook. Así que cuando vi que la raza se comenzaba a rajar, le dije al organizador QUE ONDA. Él me aseguró que había gente fuera de esa red social que iba a ir. ¿Están tuirer?, le pregunte por chat. Un ¿En qué? Brincó en la ventanita. Ok, aun hay gente 1.0. tengo que aprender a aceptarlo.

La cita era en un restaurante ranchero donde van los tapatíos rancheros que tienen mucha lana, pero eso no les quita lo rancheros. EDÁ. Por si no los conocen, estos lugares fueron creados por la mano del hombre para el gusto y disfrute de los carnívoros borrachos –y rancheros- y tienen la característica de ser enooormes. Las mesas están amplias y separadas, para así evitar que el vecino metiche ande viendo que es posible tragar un kilo de carnes rojas variadas y chupar hasta que no sabes si llevas dos botellas o tres. El mariachi y la banda pasan por las mesas y hay unas flacas con ropa pequeñita ofreciéndote botellas de tequila, flores y fotos. Éste lugar en especial tiene la característica de tener una megafuente con cascadas intercomunicadas. Y palmeras. Y caballos (no, pero casi).

En fin. Pues al mentado lugar ranchero sólo llegué yo y el organizador con su familia. Lo sabía. Los mexicanos en general y en especial los tapatíos no saben (o no quieren) convivir si sus amigos del alma no están. El “¿Y quién va a estar?” me asquea y me pone violenta. Pero ante la indecisión sobre vomitar o golpear en la cara al susodicho(a) sólo digo “Yo voy a estar, ¿para qué quieres más?”

Pero no me voy a ir contra los tapatíos rancheros. Que culpa tienen ellos de no conocer más mundo que el que marca su estatus social. La verdad es que desde que el amor llegó a mi vida, mi empatiómetro se ha elevado y acepto que entiendo ese gran vacío existencial que los matrimonios con hijos tienen: La falta de parejas estables y con hijos.

Cuando a una amiga casada se enteró que tenía novio le sobrevino una crisis. Primero no lo creía, después dudó de su cordura al tenerme como vieja (cosa que yo también hago) y acto seguido nos invitó a salir con su marido. “Parejas salen con parejas” me dijeron las sabias palabras un amigo en común. Por supuesto, yo me negué. ¿Qué hicieron nuestras mártires pioresdedo para soportar al otro? Ni se conocen, ni tienen nada más en común además de cogerse a las amigas en cuestión. (osea no a ambas, ¿Qué me creen?) Me burlé, hubo drama y perdí mi teléfono.

Ahora me arrepiento. Merecía el perder el celular.

Volviendo a mi reunión ranchera, la esposa de mi excompañero me explicaba lo difícil que es encontrar un círculo de amigos donde haya más parejas con hijos. Los niños solitarios se aburren y nadie los comprende cuando ya se tienen que ir porque el chamaco ya está berreando. Cuando por fin una pareja decide firmar el contratito con el cual tienes derecho a seguro social, deciden no tener hijos. Lo hizo con tal maestría que me di cuenta que nunca debí burlarme de sus sentimientos.

Los casados se sienten tan inadaptados como yo. Creo que ninguno merecemos esto y que por algo existen las reglas de urbanidad y decencia. Que el pobre de Carreño no tiene porqué estar retorciéndose en su tumba ante esta absurda modernidad.

Así que desde hoy, cuando asista a una reunión, voy a chillar cuando me quiera ir, quitaré los juguetes a los niños, me quejaré de la comida, miraré feo a la gente que no conozco y los golpearé.

Es un gran plan, ¿no creen?

3 comentarios:

Vagancianet dijo...

Salir a pasear con otra pareja es una de las cosas que evito a toda costa, sobre todo si son amigos de mis futuras ex, lo que me ha traído una que otra noche de reclamos y frío dormir.

Parejas salen con parejas. ¬¬

Tostada dijo...

Si es una gueva eso de las salidas con parejas, a menos que seas amigo de los dos, y al mismo tiempo ellos sean amigos de tu bodoque en turno, pero si no es así, yo trato de evitarlas a toda costa, porque ni siquiera te explayas bien. Y pasando a otro tema, analizando y haciendo un exhaustivo exámen de conciencia, creo que tengo todo para ser un tapatío ranchero, me hace falta viajar.

Oyieth dijo...

Pus, esque si es feo para la pobre criatura que la bola de señores se estan embriagando y hablando de quien-sabe-que-chingados, y si el niño es un poco listo, aun peor, porquee quiere opinar, y le salen con 'mi vida, callate, ¿qué no ves que los adultos estan hablando?