Este blog personal estuvo activo de marzo de 2008 a julio de 2010. La continuación está en jeri4queen.blogspot.com

viernes, 19 de febrero de 2010

Madres vs Modernidá

La manera en la que el populacho mexicano incorpora a su vida la modernidad tiene su símil con la época de la conquista gachupina: tiene que haber madrazos, llanto y sangre. De estos tres elementos, sólo la sangre faltó hoy en mi intento por pagar la luz en la muy mentada CFE. (Por cierto, en mi nuevo recibo está iluminado de amarillo los 400 pesos que papá gobierno paga de mi luz. Y yo ni ISR pago, ja!)

Supongo que esta “empresa de clase mundial” de tanto recibir la queja de que las cajeras tenían cara de malcogidas que alguna mente brillante se le ocurrió poner cajeros automáticos para pagar. Única y exclusivamente cajeros automáticos, que se jodan todos los que le temen a los bytes y den la bienvenida a la modernidá.

Pongo en contexto de la experiencia que es ir a una de estas estancias de belcebú para aquellos extranjeros o hijos-de-papi que no van a pagar servicios básicos. En un cuartito hay de 3 a 5 máquinas de las cuales sólo funcionan una o dos. Como puedes pagar a cualquier hora, los borrachos aprovechan la noche para miar y fornicar, así proporcionar emoción a la nocturna experiencia pagadora. Por eso, al pagar por la mañana sólo quedan olores a pipí y torta Filos.

Al ver la inmensa fila, el alma de ingeniero que trae cada mexicano brota y se acerca al aparatejo inservible. Con el dedo en la pantalla, mueven el mouse. Nada pasa. Entonces, revisan que no haya billetes atorados en las ranuritas. No hay nada. Por último, intenta darle un madrazito (o madrazote) al vergonzoso cajero automatizado. Acto seguido, sale muy sonriente anunciando todos los de la fila lo que ya sabíamos: “No funcionan”.

Una nota al margen del post: el puto programita está hecho en Windows y ya no te deja teclear el nombre del dueño del contrato de la luz, así que si no tienen un recibo o el pinche numerito de servicio, olvídense de poder pagar. Lo sé porque lo viví. Pinches computitos que no saben levantar requerimientos.

El aspecto más desgastante de es el orden de la fila. Invariablemente los más pendejos están antes que uno. Desde los idiotas que no saben dónde está el código de barras, hasta los que intentan pagar 4520 pesos en billetes de a cincuenta. Y, aunque el chafísima programa indique la forma de meter los billetes, no falta el atolondrado que quiere meterlos hechos bolita.

Bueno, creo que quedó muy claro que considero que los cajeros de la CFE son una mierda. Pues hoy, esa mierda se mezcló con mi subespecie humana más odiada: las madres desconsideradas.

Frente a mí, una vieja fodonga traía a una mocosa de 2 años en brazos y la otra de 4 años corría por toda la calle con riesgo a ser atropellada. Con voz dulce y suave, le dio un par de billetes de a 100 para que se distrajera y la morrita se dedicó a vandalizar los cajeros inservibles con los billetes. La madres exclamaba unos muy serenos “hijita, vas a romperlos, ven acá” ante el nulo caso de la escuincla del diablo.

No sabía a quien golpear –mentalmente- antes: a la madre que no hacía nada por aplacar a su demonio o a la mocosa, que me veía con cara de jodete. Ya saben, esos niños que se te quedan viendo fijamente, por lo que yo le regresé la misma mirada de “que me ves pinche niña”.

Cuando por fin le tocó el turno a la mujer que-nació-para-ser-madre-y-que-se-chingue-el-mundo, bajó de los brazos a la niña de 2 años, quien apenas puso un pie en el piso, comenzó a chillar con la hermana por el control de los billetes que ya estaban hechos rollito. En su fodonguismo computacional, la madre no sabía ni cuál era el código de barras y cuando por fin lo averiguó, los billetes no pasaban.

¿Cómo iban a pasar si los habían agarrado de trapeador? Ya estaba a punto de cambiarle sus dos billetitos por uno de doscientos cuando el cajero automatizado recibió uno… el cual se quedó atorado, bloqueando el sistema al instante. Ahora sabemos porque eligieron plataforma Windows.

Las niñas chillaban y la mujer salió mentando madres contra los cajeros de clase mundial. La imbecilidad humana no tiene límites y la computación no va ayudarles.

Hoy no es un buen día para ser computito, snif.




PD. Un postito menos amargosito en repollo y atún
PD2. I'm back!.

9 comentarios:

angelbc dijo...

Casi lloro nada mas de oir tu desgarradora descripcion. Efectivamente los cajeros automaticos pueden ser una puerta al infierno, pero nada como lo que describes.

Yo la neta, pago en línea la luz. Cero problemas.

Mis condolencias.

Joel BD dijo...

Ah, entonces eres de esas que no paga impuestos pero está chinga y jode con que quiere seguridad, salud, y demás de a grapa??? y se la pasa quejando de los servicios que no están bien?? no pos que chingón ser como tú... de ser tu mejor me doy un tiro con una escopeta calibre 12 y me vuelo la tapa de los sesos... patética...

RAH dijo...

no inventes, pobre de ti, te enfrentaste a dos de mis más profundos odios, hacer filas y oír chamacos llorones!

poeta_sin_inspiracion dijo...

mi pregunta es en donde andabas intentando hacer el pago, centro, palmas o algun otro lugar?? te recomiendo palmas nunca hay gente y ahi si funcionan mas de 2 cajeros.. y 0 filaass...

Anónimo dijo...

también puedes pagar en un telecomm, son amables y rápidos si no vas en fecha límite

Rox dijo...

Angel: Ya pasó, snif

JoelBD: Calma muchacho, es un post!

RAH: Por fin pagué hoy y no me dieron recibo :(

Poeta: por donde es palmas?

Anónimo: en serio? eso no lo sabía. Pero para la próxima será en línea

Prox! dijo...

"La imbecilidad humana no tiene límites y la computación no va ayudarles"

Me gustó tu frase, aplica para algunas otras frustrantes experiencias.

Anónimo dijo...

Aparte de que se puede en línea, también puedes pedirle a tu banco que lo carguen automáticamente a tu tarjeta de débito o crédito. Cero filas.

Modernízate computita!

«danito» dijo...

No recuerdo donde leí (y por lo mismo no serán las palabras exactas) que la programación era una carrera entre ingenieros tratando de hacer programas cada vez mas a prueba de idiotas y el universo haciendo idiotas cada vez mas capaces.

El universo va ganando

=)