Este blog personal estuvo activo de marzo de 2008 a julio de 2010. La continuación está en jeri4queen.blogspot.com

miércoles, 9 de septiembre de 2009

A que no sabías

Pido disculpas públicamente por no haber posteado en Recolectivo esta semana. El escrito quedó demasiado personal y no nació para ese u otro blog (ni en ese formato). Así son los posts de canijos, que se le va a hacer. Pégenme pero con cariño, snif.

Y bueno, esta semana he andado en joda porque como que he estado chingue y chingue vía twitter, el sábado parto rumbo a New York, New York (tan tan tarara rarán tan tarara)

Además que ya traigo del nerviecito pre-viaje, ya comencé a "acomodar las fichas" para el cambio de octubre, por lo que mi pancita se convierte a ratos en una bomba molotov. Y por supuesto, siempre está el gen ñoño que no me deja faltar en el trabajo (bueno un poquito si para que me hago wey). Afortunadamente tomo vergacilina para bajar las ansias.

Quien sabe si por el mismo stress -o algún twittero envidioso me envió un mal de ojo (not)- me dio una enfermedad mocosa-inflamatoria-gargantil. O fue la lluvia de ayer. Definitivamente no fue el look despechugado de la noche del sábado. Pero ya estamos trabajando en eso.

Así que siguiendo con la presunción -porque soy bien chocante- les cuento el magnífico fin de semana que he tenido:





Rock viejito y progresivo en radio UAQ, bailar un premonitorio "Nothing gonna stop us" en la Encrucijada, la loca de Les Butcherettes La Bucherrette en Pixel, excelente comida italiana (y vino tinto) en mi casa con los amigos, apostar (y ganar) a la omniprescencia entre el Ópera y la Tramoya, (RMX 212 y concierto íntimo con Ely Guerra), no ser admitidos en el Fiesta Charra para terminar en el Pata. Agonizar en mi cama todo el domingo y cerrar el finde bien emocionada.

Life is good.

2 comentarios:

Reign dijo...

Waaa, eso es parte de mi imagen de vida perfecta: harto toquín chido a cada ratito.

¡Envidia de la buena!

Diviértete mucho en Niu Yor y no te olvides del jocho! ;)

(Qué delicia, te digo)

Guffo Caballero dijo...

¡Dios mío, pero qué fotos tan impúdicas!... En mis tiempos las mujeres iban de su casa a misa y de misa a su casa. A veces salían con algún joven que las invitaba a la botica, a dar la vuelta a la plaza o a tomarse una limonada, y eso ya era libertinaje.

Esta juventud de hoy, snif.